Madre e hija adolescente paseando

Adolescencia. Lo primero que debes conocer

En este post voy a desmitificar este proceso tan importante como vulnerable.

Adolescencia

Siempre se ha tenido mucho “respeto” la etapa adolescente, como madres y padres teníamos cierto temor a que nuestros hijos al llegar a ella se convirtieran en “monstruitos” o se transformaran en algo que no nos iba a gustar.

 

Todavía escucho frases en familias con niños pequeños y adolescentes del tipo:

“¿Cómo, no duerme todavía bien?… Tranquila, después cuando sea mayor la cosa empeorará…”

“Hijos pequeños, problemas pequeños, hijos mayores, problemas mayores”.

 

Nada más lejos de la realidad, la adolescencia es un proceso por el que deben de pasar todos nuestros hijos y la forma en que lo hagan dependerá en gran parte de lo que nosotros conozcamos como madres y padres.

 

Vamos por partes…

 

La “alarma” de la adolescencia. La Pubertad

 

Aunque “cada niño es un mundo” y en cada uno se da a una determinada edad, sí existen varios parámetros que nos indican que dentro de poco tendremos un adolescente en casa 😉

 

“Oficialmente” comienza con la pubertad que es el proceso de maduración sexual, en el que se dan una serie de cambios hormonales que preparan al niño para la edad adulta.

 

Entonces… ¿A qué edad comienza la adolescencia?

 

A los 10 y 11 años termina la infancia y da comienzo la adolescencia, aunque en algunos casos puede comenzar incluso a los 8 años en niñas y 9 en niños.

 

¿Y cuánto dura el proceso adolescente?

 

Siempre hago referencia a nuestra preparación y formación como madres y padres porque “Si tienes hijos pequeños te llegará tarde o temprano y, si estás preparada y tienes los conocimientos y herramientas correctas, disfrutarás como nadie de tus adolescentes, porque la adolescencia, también pasa”.

 

De hecho, la etapa adolescente tiene una duración de entre cinco y cinco años y medio.

 

La mala fama de la adolescencia

 

Antes de nada me gustaría que intentes recordar cómo eras tu a los 14 años, cómo te comportabas con tus familia, amigos, en el instituto… Aunque no podemos comparar la vida de hoy con la de hace 20 o 30 años, sí me gustaría que hicieras ese ejercicio mental de intentar recordarlo para que comprendas mejor lo que explicaré a continuación…

 

En la etapa adolescente se producen cambios muy bruscos en muy poco tiempo y resulta muy confusa para madres y padres que no entienden cómo puede haber cambiado tanto su pequeña/o en tan poco tiempo, cambios de humor sin sentido, enfados continuos, malas contestaciones, gritos, insultos…

 

La adolescencia es un periodo de cambios continuos en el cuerpo y la mente de nuestros hijos tan grande que los confunde mucho más a ellos que a nosotros.

 

Lo que antes era “seguridad, juegos, amiguitos” era válido siendo “niño” ahora ya no vale porque no es un “niño”, nuestro adolescente sufre una Crisis de Identidad (tranquila/o porque tienen y deben pasar por esta). La inseguridad es muy grande en todos los adolescentes, ojo, en todos! Unos la muestran, son tímidos… Otros en cambios van “arrasando” escudándose con un muro imaginario, pero todos están inseguros de sí mismos: gustaré, no gustaré; seré aceptada socialmente, me rechazarán… Son pensamientos constantes en nuestros adolescentes.

 

Hay otro signo inconfundible de que tenemos el adolescente “ya en casa”. La Crisis de Afirmación del Yo, ¿cómo, no sabes qué es? Seguro que sales de dudas ahora… La crisis de afirmación del yo es la “imperiosa” necesidad que tienen tus hijos de ser autónomos e independientes, necesitan retarte continuamente, llevándote al límite desafiando las normas… ¿Y ahora, te suena?



Convivencia con adolescentes. El conflicto continuo

 

Esta necesidad de autoafirmación del yo los lleva a rebatir todo lo que dices, lo que haces, cómo lo haces.

 

Lo que antes era “Hola mami, me das un beso” ahora es “Déjame en paz, pesada!”.

 

En cada nueva edición de mi programa de acompañamiento BOOTCAMP. Bienvenida Adolescencia veo a algunos padres que se culpabilizan porque creen que no han hecho algo bien y realmente se sienten dolidos…

 

Convivir con adolescentes es convivir con un conflicto continuo, puede cambiar la fuerza o intensidad del mismo y pueden ser más o menos frecuentes. Dependerá de cómo sea nuestro adolescente y de cómo gestionemos como padres estos conflictos. Que somos de “mecha rápida”, la discusión está servida…

 

Es importante nuestra “templanza” para reaccionar correctamente ante los conflictos, esta es una habilidad que debemos entrenar y mejorar para tener las herramientas y saber cómo actuar de forma correcta (con respeto hacia ti y hacia tu adolescente, recuerda que estamos “modelando” continuamente) ante situaciones y conductas inapropiadas de nuestros adolescentes.

 

Espero que estas líneas te hayan dado un poco de luz y poderte guiar por este gran viaje que es la adolescencia!

 

Recuerda que tienes más tips en mi Webinar de Supervivencia: Conviviendo con Adolescentes 

 

Muchas gracias por dejarme acompañarte en este proceso!
Abrazos!

Diana C. Jiménez—Psicóloga y psicoterapeuta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter y canal de Telegram